Consejos para asistir a una etapa del Tour de Francia

El primer fin de semana de julio desde hace 103 años se celebra en Francia el mayor evento ciclista del mundo y uno de los mayores espectáculos de mayor audiencia del deporte mundial, El Tour de Francia. Esta carrera ciclista, que es la más famosa del mundo está a punto de comenzar. Así que si eres un aficionado al ciclismo y quieres asistir a una etapa del Tour de Francia no te pierdas estos consejos.

La grand boucle es una caravana rodante que mueve alrededor de 4.500 personas, entre organización, grupos deportivos, medios de comunicación, patrocinadores, caravana publicitaria y proveedores. Las cifras asustan: 4 países, 21 etapas, unos 200 corredores y más de 3.500 km son las cifras que año tras año manejan los organizadores del Tour. Y es que el acontecimiento deportivo más antiguo de Francia es digno de ver.

Yo he tenido la gran suerte de tener a un familiar trabajando en la organización del Tour y todo lo que me ha contado son maravillas. Pero este año mi familia y yo hemos decidido acudir a ver una de las etapas y que no nos lo cuenten, que lo vivamos en primera persona. Pero, ¿qué es lo que hay que hacer para asistir a una etapa del Tour de Francia?

Asistir a una etapa del Tour de Francia

1. Decidir qué etapa vas a ver y cómo vas a ir

Lo primero que tienes que hacer si decides acudir a asistir una etapa del Tour de Francia es decidir qué etapa vas a ver. El Tour está dividido normalmente en unas 21 etapas de las cuales unas 15 suelen ser etapas de montaña. En mi opinión, son las más bonitas de ver y a la vez más peligrosas. Mi familia y yo hemos decidido ir a la etapa más cercana desde nuestra casa, que en nuestro caso es Andorra. Tendremos que salir muy temprano pero merecerá la pena.

Si no sabes cuáles son las etapas del tour de este año, aquí puedes conocerlas. Como habrás descubierto el Tour no solo pisa suelo francés sino que suele aprovechar territorios vecinos para darse a conocer, si es que ya no lo conocen, más allá de sus fronteras. En la edición de 2015 el Tour comenzó en Utretch (Holanda) y en la de 2015 en Leeds (Inglaterra). Así que las opciones no solo se reducen al país galo.

2. Decidir cuándo quieres partir hacia el destino

El segundo punto que tenéis que tener en cuenta para asistir a una etapa del Tour de Francia es decidir el momento de partida hacia el lugar de destino. Es decir, si queréis ver la etapa de montaña del domingo, por ejemplo, lo más recomendable es acudir al menos la noche anterior al punto en el que lo queréis ver. Y si vais a hacer noche tendréis que buscar alojamiento. Nosotros vamos a salir en la madrugada del viernes al sábado para poder estar en el pueblo donde se encuentra nuestro apartamento el sábado a la hora de comer. Se nos avecina un viaje en coche largo pero tenemos los turnos de conducción bien organizados.

3. Escoger si ver el podium o animar en carrera

Este suele ser el punto de disputa si decides asistir a una etapa del Tour de Francia. ¿Por qué? Porque si has visto alguna vez el Tour en la tele observarás que durante el recorrido son cientos las personas que se agolpan a animar a los ciclistas. Y, sin duda, es uno de los momentos más espectaculares del tour. Pero vivir el momento de entrega de los premios es algo muy emocionante. En este momento tendrás que escoger qué prefieres hacer. Sea cual sea la elección os tocará esperar mucho tiempo.

Si os decantáis por asistir a una etapa de montaña podéis plantar una tienda de campaña para poder descansar (estaréis agotados del viaje). Lo que suele hacer la gente es organizar un picnic. Nosotros nos vamos a llevar la comida de casa porque no sabemos si allí tendremos algún supermercado cerca.

Si por el contrario optáis por ver el pódium tendréis que ir con mucha antelación al final de la etapa. Antelación me refiero a 6 horas mínimo porque las carreteras de acceso las suelen cerrar unas 5 horas antes. A veces, hasta un día si es una etapa de montaña peligrosa. Así que llevaros buenas provisiones.

4. Escoger el lugar para pernoctar

Esto puede ser lo más difícil porque los aficionados suelen reservar con mucha antelación así que si has tomado la decisión de asistir a una etapa del Tour de Francia no te lo pienses más. Nosotros vamos a hacer noche en un apartamento en Baqueira Beret que hemos encontrado en Tripadvisor. Las comentarios son bastante buenos y el entorno es espectacular. Se me había olvidado comentar el entorno que rodea al Tour. Francia es una nación llena de bellos paisajes y si tienes la gran suerte de disfrutarla de la mano del tour te enamorarás todavía más de ella. Siempre puedes hacer una ruta en coche por las ciudades más bonitas de Francia y conocerla a fondo.

5. Organizar la maleta

El último punto es imprescindible ya que hacer una escapada en coche para asistir a una etapa del Tour de Francia requiere de mucha preparación. Lo más cómodo es llevar una mochila de montaña ya que, tanto como si vais a un camping o a un hotel o apartamento, va a ser más cómodo llevarlo todo en una mochila de acampada. Aunque sea verano tienes que llevar ropa de abrigo ya que si optas por la etapa de montaña lo más probable es que haga frío. No olvides, las botas de montaña, la protección solar, la tienda de campaña por si quieres aguantar las horas bajo la sombra, una buena gorra y antimosquitos.

Y si eres seguidor de algún ciclista en particular no olvides llevar la bandera de tu país. Eso es algo muy típico y la podrás utilizar para animarlo. Puede que al volver a casa eches de menos las bicis pero alégrate porque las bicicletas en la ciudad también son una gozada.

Te deseo un muy bien viaje. Si amas el deporte, la aventura y la montaña estoy segura de que será una experiencia inolvidable.

Conoce un poco más sobre Málaga

Málaga es la capital de la Costa del Sol y su aeropuerto internacional es la puerta de entrada a todas las demás ciudades andaluzas. El aeropuerto de Málaga es uno de los más grandes de España y en un año típico puede acoger hasta 10 millones de visitantes. Málaga también sirve como un importante puerto y un centro industrial para el sur de España. La entrada y salida de Málaga se hace fácil por la autopista N340 y el servicio de tren costero. Hay un maravilloso Festival de los Reyes Magos en Málaga cada año a principios de enero, así que si estás visitando durante este tiempo no te olvides de llevar a los niños.

Málaga es una ciudad llena de más de 3.000 años de historia. Las excavaciones han descubierto pruebas de los cartagineses, los romanos y los moros. Como resultado, hay una gran selección de monumentos históricos en esta ciudad. La catedral de Málaga se conoce como La Manquita, que significa “la pequeña dama armada. Debido a la longitud del tiempo, que tomó para construir la catedral, denota estilos renacentistas, barrocos y neoclásicos.

Cerca de la catedral de Málaga se encuentra la Alcazaba, que es un fuerte morisco del siglo XV y es uno de los más importantes de la zona. El techo del Alcazaba ofrece vistas panorámicas de la ciudad de Málaga y del puerto. Más allá del Alcazabar se encuentra el Castillo de Málaga, que se encuentra en el Monte de Gibralfaro. Al pie de la colina se encuentra el ayuntamiento de Málaga, junto al museo de la ciudad, en el Palacio de la Aduana. De hecho, Málaga tiene mucho que ofrecer como resultado de su historia, que la mejor manera de verla es por autobús abierto y hay muchos en la ciudad.

Málaga también merece una visita durante uno de sus muchos festivales. Las fiestas aquí son numerosas y cada una se celebra con el vigor que es sinónimo de Andalucía. La Fiesta principal es la Feria, que tiene lugar a mediados de agosto.