Preguntas típicas II

16) Cuántos neumáticos gastás?

Normalmente me duran unos 5000 kilómetros antes de deshacerse. Saquen las cuentas!

17) Cuántas bicicletas llevás?

Una!!! Sólo tengo una cola y dos piernas!!!

18) Llevás teléfono?

No. Sería necesario tener un celular especial o un teléfono satelital y los costos son muy elevados. Además, para qué lo necesitaría? Lo último que quiero es que me llamen mientras estoy pedaleando!

19) Llevás computadora?

No. Es un equipo muy frágil, delicado y costoso para ser transportado en una bici. Siempre se puede encontrar algún lugar donde me faciliten una computadora para tipear las crónicas y revisar el mail.

20) Entonces, qué llevás en la bici?

Todo!!! El equipo necesario para ser autosuficiente y poder parar donde sea. Esto incluye carpa, bolsa de dormir, aislante, equipo de cocina, calentador, herramientas y repuestos para la bici, potabilizador de agua, libros, mapas, botiquín de primeros auxilios, ropa, comida y agua…entre otras cosas!

21) Dónde cargás todo ese equipaje?

En la bicicleta. Llevo dos alforjas delanteras, dos traseras, dos bolsos tubulares impermeables y un bolso frontal en el manubrio. Encima del cuerpo no llevo nada.

22) Cuánto pesa todo el equipo?

Entre 50 y 60 kilos, sin contar la bici, de acuerdo a la cantidad de agua y comida que esté transportando. En total puede llegar fácilmente a los 80 kilos…que no es poco!

23) Por qué la bicicleta se llama Maira?

Considero a mis bicicletas mis compañeras y siempre les pongo nombres femeninos. La condición es que sea un nombre que me agrade y que no conozca a nadie llamado así previamente, de manera que en el caso de que después me peleara con esa persona la bici no cargaría con ese peso el resto de su existencia. Así, Maira siempre será para mí la bici en primer término y no estará asociada a ninguna señorita en particular.

24) Qué tipo de bici es Maira?

Es una bicicleta construida especialmente para viajar. Es de origen suizo, “raza” Villiger, y es muy robusta…y pesada!!! Es cuadro es de acero Cr-Mo y comparada con una bici de ruta, equivalente a un auto deportivo, vendría a ser como un camión Scania con doble acoplado! Pero se las banca, y muy bien!!

25) Cuánto cuesta la bici?

Para mi no tiene precio. Es como una parte de mi cuerpo.

26) Hacés todo el recorrido a pedal?

Sí, a menos que haya algún tramo que deba ser realizado en barco o avión. La filosofía de viaje es pedalear donde sea posible, a menos que un problema mecánico grave, por alguna cuestión de fuerza mayor de salud que lo impida o si debo regresar de algún sitio por el mismo camino y no es muy atractivo o seguro.

27) Cuántos kilómetros hacés por día?

Es muy variable. Depende de las condiciones del camino, la geografía del lugar y del clima. La distancia diaria recorrida puede ir desde 150 km en caminos llanos pavimentados hasta tan sólo 30 km en casos de trepadas difíciles en el medio de los Andes. Los sitios de interés natural y cultural también pueden determinar la extensión de una etapa. El promedio general entre los días pedaleados y el kilometraje recorrido da aproximadamente 85 km por día. Igualmente, este viaje no es una carrera ni se trata de batir récords!

28) Pedaleás todos los días?

No. Dependiendo del objetivo a corto plazo, el clima y el cansancio acumulado, cada tanto me quedo más tiempo en un lugar descansando. Hay sitios que merecen ser recorridos con más detalle y no pasar simplemente a través de ellos. De todos modos, hay un cronograma de avance estimado para ir siguiendo las estaciones apropiadas y no quedar estancado en la época de lluvias en la selva, los huracanes en Centroamérica o algún invierno muy crudo.

29) Trabajás durante el viaje?

No. La idea es hacer el recorrido en continuo y no detenerme por períodos muy prolongados en un lugar.

30) Cuánto cuesta el viaje?

Los ahorros de toda una vida. La sumatoria de pequeñas privaciones y esfuerzos a lo largo de los últimos ocho años.

Evita estos errores al montar en bicicleta

Tener el asiento muy bajo

¿Sientes dolor en la parte frontal de tus rodillas? Probablemente tu sillín esta muy bajo.

Una forma de ajustar el sillín es: montar en la bici, con el talón apoyado en el pedal, situar este en el punto mas bajo; la pierna debe quedar levemente flexionada, sin que la linea de las caderas pierda horizontalidad, siempre con los talones apoyados sobre los pedales. Si hay que bajar la cadera para llegar a la extension de rodillas o perdemos contacto con el pedal en algún momento, hay que bajar la altura del sillín. Hay que tener en cuenta que pedaleamos con la zona del metatarso (detrás de los dedos), por lo que al pedalear nuestras piernas quedaran ligeramente mas flexionadas que cuando calculamos la altura del sillín con el talón.

Creer que necesitamos el mejor equipo.

No se necesita ropa carisima, zapatillas especiales de ciclismo o la bici tope de gama del año para iniciarse en este deporte y pasarlo bien. Claro que tener el mejor equipo es muy guay, pero no hay nada mas guay como cuando un ciclista con una bici viejita pasa en una cuesta a un grupo de ciclistas en sus bicis de carbono. Lo importante es tener lo justo para comenzar disfrutar de los paseos, ya nos preocuparemos de mejorar el equipo más tarde.

Tener una talla de bicicleta incorrecta.

La talla de tu bicicleta es el aspecto mas importante para iniciarse en el ciclismo. Si la bici es de otra talla, producirá dolor al montarla, y probablemente no apetezca pasar mucho tiempo subido en ese sillín, no importa lo emocionado que se este de montar esa nueva bici. Para encontrar nuestra talla correcta, hay dos elementos que son la clave: la altura del sillín y el alcance. La altura del sillín debe ser suficiente para darle una ligera flexión a la rodilla cuando el pie esta en el pedal. El alcance adecuado significa que los brazos y el torso deben hacer un ángulo de 45 grados sobre la bici. Si es muy largo, producirá dolor de espalda al tratar de alcanzar el manillar; y si es demasiado corto, las rodillas estarán demasiado cerca de los brazos. Cuando vayas a comprar una bicicleta, asegúrate de probarla para comprobar que el tamaño es correcto. Asesórate con el vendedor de la tienda.

No hacerle mantenimiento a tu bicicleta

Es importante dar mantenimiento periódico a nuestra bici, lo mejor es llevarla a nuestra tienda habitual para que le den mantenimiento. ¿cada cuando debería ser?, pues depende del uso que le des la la bici.

Darlo todo al principio

Una de las mayores fuentes de lesión viene de tratar de asumir demasiado kilometraje antes de estar listo. Hay que empezar suavemente, y darle al cuerpo tiempo para adaptarse a las nuevas distancias. Del mismo modo, si se está en un paseo de entrenamiento, no se debe empezar demasiado rápido, por que corremos el riesgo de agotarnos y luego llegan las temidas pájaras. Hay que calentar durante el primer tercio del paseo, luego asentarse en un ritmo para el segundo, y darlo todo en el último tercio.

No llevar rueda de repuesto o kit de pinchazos

Un paseo perfecto se puede convertir en una pesadilla si no tenemos un kit para reparar pinchazos y una bomba de aire. Es muy importante aprender a reparar un pinchazo antes de salir a dar largos paseos.

No usar la marchas correctamente

Las marchas son nuestras mejores amigas cuando estamos ante una cuesta, o cuando queremos alcanzar una gran velocidad, con un poco de practica conseguiremos sacar el mejor provecho al uso de los cambios de marchas.

No respetar el grupo

Cada grupo tiene sus propias normas de protocolo y etiqueta a la hora de rodar, ya que cuando se va en grupos es mas fácil provocar un accidente si no se siguen pequeñas normas. La primera vez que salgas con un grupo, lo mejor es mantenerse atrás, observar bien como se comportan y preguntar ante la duda.

No reponer la energía gastada

Si solo es un paseo de una hora, no es necesario comer nada durante el viaje, (importante no olvidar el agua). Pero si se planea hacer paseos de mas de 2 horas, lleva algo de comer y come un poco cuando haya pasado una hora y cada 20 minutos. En estos casos ir comiendo una barrita energética es una buena opción. Cuando olvidamos repostar podemos poner nuestro cuerpo en un déficit, y hacer que entre en un estado de hipoglucemia. Esto produce: cansancio, irritabilidad, mareos, náuseas y confusión, definitivamente no es la mejor manera para terminar un paseo.